El contenido de esta página web esta dirigido a personas mayores de 18 años.

 
 
Entrar, soy mayor de edad           Salir, soy menor de edad
Dissolvents volàtils
Disolventes volátiles
 
 
 
 
 
SOM.NIT // Sustancias

Disolventes volátiles

pintura, cola, pega, gasolina, gasofa, esprais...

El uso de sustancias inhalables para alterar el estado de ánimo se remonta a la Grecia antigua y está recogido en sus relatos mitológicos. Con la excepción del oxido nitroso, compuesto inorgánico, los disolventes son sustancias orgánicas de formulas químicas en general simples, aunque con bastantes excepciones. El uso indebido de estas sustancias es un fenómeno relativamente reciente, ya que los primeros consumidores se hicieron notar a partir de la década de 1950.

Bajo el término de disolventes volátiles se incluye un gran grupo de sustancias químicas con diversas aplicaciones industriales o domesticas que, aunque han tenido escasa incidencia como drogas de abuso en Europa, si que son de más amplio uso en otros países como, por ejemplo, Estados Unidos, Japón y México.

Son sustancias que desprenden vapores a temperatura ambiente. La lista de elementos que pertenecen a este grupo puede llegar a ser muy extenso y encontramos ejemplos de inhalación de cualquier sustancia susceptible de serlo. Esto añade problemas de toxicidad y de identificación y control. Los productos consumidos mas frecuentemente son las colas de engarzar y alcanfor, spray, pinturas y carburantes. Con la excepción del alcanfor, que es estimulante, la acción farmacológica de los disolventes volátiles deprime el SNC. Pueden provocar estados de confusión capaces de llegar al delirio. La vía de administración siempre es inhalada.

Normalmente, los principales usuarios de estas sustancias son los adolescentes. Por regla general, la mayoría de sujetos abandonan el consumo por su cuenta, al cabo de un tiempo, mientras que su uso crónico suele observarse en sectores más deprimidos socio económicamente, ya que son sustancias relativamente baratas y fáciles de obtener.

En relación con la dependencia, tolerancia y síndrome de abstinencia, podemos concretar:

  • La dependencia física no es frecuente, pero si posible en determinados productos.
  • Dependencia psíquica, es intensa y rápida.
  • Tiene una alta tolerancia.
  • Síndrome de abstinencia en consumidores crónicos (irritabilidad, ansiedad, dolores de cabeza, vómitos, contracciones musculares y calambres).

El consumo de estas sustancias tiene importantes y graves consecuencias para la salud, dada la alta toxicidad de sus componentes químicos. La intoxicación aguda depende del tipo de sustancia y la cantidad inhalada; la sintomatología más frecuente es el mal aliento, la dilatación de la pupila, las nauseas y los vómitos. Más excepcionalmente pueden producirse arritmias cardíacas y cuadros alucinatorios. La intoxicación crónica producida por el abuso puede derivar en convulsiones, deterioramiento psicológico y trastornos de tipo sicótico. También puede afectar la función hepática, renal, pulmonar y cardiaca. La sobredosis puede producir la muerte súbita.


 
 
 

Acceso

E-Mail:
Contraseña:
Has perdido la contraseña?
Quieres registrarte?